Blockchain Adoption: How Close Are We Really?

26/1/2018 – La Teoría de la Difusión de Innovaciones, primero postulada por Everett Rogers en 1962, explica cómo una idea, producto o comportamiento echa raíces en la sociedad a través de diferentes segmentos de una población. Comienza lentamente al principio con los “innovadores” y los “primeros en adoptar”. Después de ellos, la innovación comienza a ganar tracción y se extiende de manera exponencial a la “mayoría temprana”, que son más cautelosos que los que vinieron antes, pero aún ansían saltar a bordo. Les sigue la “mayoría tardía”, una población escéptica y con aversión al riesgo, y finalmente, los “rezagados”, los que son más resistentes al cambio. En este punto, la difusión de la innovación está completa.
¿Dónde, entonces, deberíamos ubicar el blockchain en esta curva? Muchos creen que ya estamos en la fase de crecimiento exponencial de “mayoría temprana” y que estamos en la cúspide de la adopción total. Deseo moderar las expectativas e introducir más matices en la ecuación. Es importante que examinemos el tema de la adopción del blockchain desde dos ángulos diferentes: inversiones y tecnología.
En el frente de las inversiones, blockchain efectivamente ha alcanzado el nivel de “mayoría temprana”. Desde una perspectiva tecnológica, sin embargo, todavía estamos bastante atrasados. En primer lugar, existe una escasez de talento. Los desarrolladores de blockchain son pocos y distantes; el crecimiento de muchos proyectos criptográficos se ha visto limitado por la dificultad de encontrar técnicos calificados. En segundo lugar, quedan muchas cuestiones técnicas que deben ser resueltas, la más notable de las cuales es la ampliación. Las redes de blockchain aún no son capaces de manejar los altos volúmenes de transacciones que podrían competir con las de las grandes industrias y las instituciones financieras. Sin las soluciones de escalado apropiadas, los costos de transacción serían demasiado altos y los tiempos de espera demasiado largos para una adopción viable. Esto puede ser especialmente preocupante, dado que 2018 es el año en que muchas plataformas blockchain comienzan a funcionar en la cadena de bloques de Ethereum. (Fuente y detalles)

Anuncios