GDPR and Blockchain: Is the New EU Data Protection Regulation a Threat or an Incentive?

27/5/2018 – El Reglamento General de Protección de Datos (GDPR), un amplio y estricto marco legal para la privacidad de datos personales de la Unión Europea (UE), entró en vigencia el 25 de mayo. Listo o no, este marco transformará drásticamente el negocio de cualquier emprendimiento digital. Los objetivos de GDPR son: crear un marco uniforme de regulación de datos en Europa y fortalecer el control individual sobre el almacenamiento y uso de sus datos personales. Pero, ¿qué significa esto para la cadena de bloques?
Las organizaciones públicas y privadas, cuando se les deja a sí mismas, tienden a acumular datos incluso antes de saber qué harán con ellos, una especie de “fiebre del oro” en la adquisición de datos personales. El GDPR va en contra de este hábito al especificar que los procesadores de datos no deben recopilar datos más allá de lo que es directamente útil para su interacción inmediata con los consumidores. Además de la transparencia, el GDPR proporciona a los ciudadanos más control sobre cómo se utilizan sus datos.

El blockchain comparte muchos objetivos con el GDPR. Ambos tienen como objetivo descentralizar el control de los datos y atenuar la desigualdad de poder entre los proveedores de servicios centralizados, en parte mediante la supresión de éstos en los mythos de blockchain, y de los usuarios finales. La combinación de informática confiable con blockchains públicos significa que la privacidad de los datos puede protegerse de amenazas externas, y almacenarse fuera de la cadena, con el blockchain actuando como el juez final para quién puede acceder a esos datos o no. Dado que los contratos inteligentes implican no tener que confiar más en los proveedores de servicios centralizados, los derechos de los datos pueden ser gestionados exclusivamente por los usuarios mediante el blockchain y hardware de confianza; devolverles el control y la privacidad de sus datos. Varios proyectos persiguen actualmente esta idea, con la esperanza de que pueda transformar el blockchain de una pesadilla de GDPR a un cuento de hadas.
Uno de esos intentos es un esfuerzo conjunto del Imperial College de Londres y la Universidad de Cornell. Teechain, es un proyecto que utiliza hardware de confianza para permitir transacciones seguras y eficientes fuera de cadena para una cadena de bloques pública. Da un paso interesante hacia la pregunta de si la privacidad de las transacciones se puede encontrar o no en todas las cadenas de bloque públicas, no solo aquellas que proporcionan anonimato por defecto. Un proyecto alternativo, que también condujo a demostraciones en vivo, es la colaboración entre iExec e Intel iniciada dentro de la Enterprise Ethereum Alliance (EEA). (De Cointelegraph)

Anuncios