The homeland-as-a-service model: How blockchain will disrupt the world order

19/08/2018 – Las principales funciones del gobierno incluyen la tributación para financiar los servicios públicos, la protección de los ciudadanos y el bienestar social. Todas estas funciones serán transformadas por la tecnología blockchain porque el libro contable independiente distribuido y los contratos inteligentes proporcionados por la tecnología permitirán a los gobiernos mejorar dramáticamente la forma en que se organizan y realizan estas funciones.
El blockchain abre la puerta a una democracia ideal. La votación será transparente; las decisiones del gobierno se basarán en hechos; los contratos inteligentes reemplazarán a los ejércitos de empleados; la información que debe abrirse se divulgará automáticamente; los gobiernos podrán recaudar impuestos de una manera más confiable y los contribuyentes sabrán a dónde va su dinero; el costo de los servicios gubernamentales para los ciudadanos disminuirá; y será posible hacer cumplir la distribución correcta y la entrega de servicios y fondos, evitar el fraude, y así sucesivamente.
La automatización en general y las redes distribuidas confiables (blockchains) en particular se incorporarán cada vez más a varias funciones del gobierno, alcanzando eventualmente un nivel que puede denominarse “patria-como-servicio”.
Pero llevará entre 20 y 50 años para que las tecnologías subyacentes se generalicen. La idea de un modelo distribuido de patria como servicio asusta a muchos gobiernos grandes como EEUU, la UE y China. La disrupción será impulsada por países pequeños que buscan una ventaja competitiva para atraer a los contribuyentes. En un mundo donde los países compiten por los ciudadanos, están mucho mejor posicionados debido a los costos burocráticos indirectos más bajos. No tienen nada que perder, sino mucho que ganar al adoptarse al modelo de la patria como servicio. (De Venturebeat)

Anuncios