Blockchain 2018: Monedas y valores

El cofundador de Blockchain.info, Nicolas Cary, argumenta que la tecnología de cadenas distribuídas será tan importante para el mundo como la imprenta de Gutenberg en el siglo XV (Business Insider, 22/6/2018). Ésto podría ser, sin embargo, una opinión altamente utópica. “El blockchain solo será importante para el mundo si resolvemos cómo usarlo para cosas mucho más allá de sus casos de uso actuales. Existe un potencial ilimitado para que las personas correctas logren algo único con una cadena de bloques.” (Jan Uwland, Director de Marketing de Liven; en Business Insider, 22/6/2018).

Las cadenas públicas de criptomonedas
En teoría, el blockchain ofrece los medios para mover dinero de forma más rápida y segura de una parte a otra. Pero esta promesa no toma en cuenta el problema de escala. La escalabilidad es la piedra filosofal en el mundo del blockchain “sin confianza” (cadenas públicas) e “inmutable”. Los problemas de escalabilidad en blockchain son fáciles de comprender: tiene bloques lineales que contienen una cantidad discreta de transacciones (es decir, personas que envían tokens), agregadas a una cadena cada x vez. Para Bitcoin, la variable x es de 10 minutos, y la cantidad de transacciones que encajan en cada bloque solo permite un máximo actual de 5 TPS. Esto crea un cuello de botella inherente. “Es justo decir que el método de Satoshi para lograr un sistema descentralizado para el dinero digital no parece ser ideal para los pagos diarios. Si tiene más de 4 usuarios dispuestos a pagar un café con Bitcoin al mismo tiempo, tiene un problema.” (Hello Iota, 10/07/2018). Un sistema monetario basado en blockchain público no podría funcionar bien con una variación tan grande y rápida en los valores de las criptomonedas. Necesita estabilizarse antes de ser de ningún uso. Por ello, muchos creen que las monedas fiduciarias se volverán esenciales, a diferencia de las criptomonedas. “A pesar de la imagen de igualdad que transmiten, las criptomonedas no son para nada neutrales, son un entorno autorregulado bastante inestable y engañoso.” (Hackernnoon, 18/07/2018)

Se afirma demasiadas veces que, al eliminar el intermediario, se eliminan los costos (las comisiones), pero se olvida que la minería implicada por la verificación y obtención del consenso en las cadenas públicas tiene un alto costo tanto en energía como en remuneración de los mineros. El blockchain distribuido detrás de los activos criptográficos como el bitcoin usa mucha más energía y almacenamiento de memoria que los sistemas de pagos electrónicos tradicionales y es incapaz de procesar grandes cantidades de transacciones, como hizo notar el Banco de Acuerdos Internacionales (Bank for International Settlements) de Suiza.

La descentralización prometida es también un “volador de luces” en lo que se refiere a las criptomonedas: la minería ya escapó casi completamente del alcance del común de la gente, concentrándose en grandes centros de “producción” en lugares donde la electricidad es más económica, como…, lo cual significa que controlan también toda la cadena de bloques.

Criptomonedas estables

Si queremos que el blockchain cumpla su promesa, debemos poder realizar transacciones utilizando monedas fiduciarias tradicionales. Hay muchas razones prácticas para esto, la más importante de las cuales es la gestión del riesgo para las empresas. Para que las empresas realicen transacciones en la cadena de bloques, querrán realizar transacciones en esas mismas monedas. (Coindesk, 18/07/2018) Lo más probable es la generalización progresiva de activos fiduciarios tokenizados como medio de pago.

La realidad actual es que varios bancos centrales han comenzado a estudiar el tema, con una visión bastante positiva, atentos, en Europa, a lo que determine la Comisión Europea que también investiga el tema. ConsenSys está trabajando con ABN AMRO, BNP Paribas, Citigroup, Crédit Agricole Group, Gunvor, ING, Koch Supply & Trading, Macquarie, Mercuria, MUFG Bank, Natixis, Rabobank, Shell, SGS y la Société Générale, en una plataforma Ethereum a nivel empresarial. Muchos esperan que la colaboración sea el origen de destacadas innovaciones en los próximos meses y años (News BTC, 20/09/2018). 75 bancos, incluyendo el Santander y la Societe Generale, están probando la red de información interbancaria (IIN) creada por JPMorgan para el intercambio de información en su propia plataforma propietaria de blockchain, Quorom. Otros bancos también están haciendo pruebas piloto de sus propias criptomonedas, como es el caso de los japoneses Primer Banco de Toyama y Mitsubishi UFJ Financial Bank, cuyo valor estaría anclado 1 a 1 al yuan.
“La revolución digital tiene profundas implicaciones para los bancos centrales. Deben decidir si emiten monedas fiduciarias digitales (DFC) para maximizar las ganancias económicas, seguir siendo relevantes en un mundo digital y responder al desafío de la criptomoneda. Estas consideraciones fueron evidentes en la conferencia ITU DFC Focus Group en el Campus Tech de Nueva York de Cornell a fines de julio, donde los banqueros centrales formaron la mayoría de los más de 100 participantes. […]
Cada vez más bancos centrales están considerando seriamente emitir DFC. Un DFC es una moneda de curso legal que es electrónica y totalmente convertible uno a uno en notas respaldadas por soberanos. Es universal, está disponible las 24 horas, los 7 días de la semana, y se puede utilizar en todas las redes de pago. Las DFC proporcionan liquidez instantánea, están incluidas en el dinero base y tiene propiedades similares al efectivo. Además, trae grandes ganancias de eficiencia debido a la fuerte reducción de los gastos de impresión y distribución de moneda física, así como de costos de transacción. Sin embargo, los bancos centrales son aprensivos acerca del diseño y la tecnología, los costos de implementación y las implicancias en la política monetaria y la estabilidad financiera, algo que un diseño apropiado ayudará a superar. La duda es si si las DFC deben usar la tecnología de contabilidad distribuida (DLT): los experimentos basados ​​en DLT realizados por bancos centrales han tenido hasta ahora resultados mixtos.” (Livemint, 1/08/2018)
Las DFC son “monedas estables” (stable coin) por cuanto se asocian a una moneda fiduciaria y su valor no depende de la operación de la cadena de bloques. la Comisión Europea promueve una iniciativa llamada “Asociación Internacional para Aplicaciones de Cadena de Bloques Confiables” cuyo objetivo es apoyar su desarrollo y crear las “condiciones adecuadas” para que la tecnología florezca. Pero apunta únicamente a cadenas privadas (“con permisos”), desconfiando totalmente de las cadenas públicas como el Bitcoin (The Next Web, 23/11/2018). Sin embargo, la mayoría de los bancos tradicionales son todavía reacios a ingresar al blockchain, principalmente debido a la incertidumbre regulatoria que conlleva el riesgo de poner en peligro sus flujos de ingresos tradicionales. (Hackernoon, 20/11/2018)

Otros valores

El mundo del valor se ve transformado por la tecnología del blockchain. Las cadenas de bloques se utilizan para mover tokens. Los tokens se utilizan para representar la propiedad de elementos digitales o físicos. Las criptomonedas como el bitcoin son ahora solo una clase de activo digital dentro de un campo que ahora se extiende a todo tipo de propiedades, bienes y servicios “tokenizados”. El blockchain está impulsando una explosión de tokenización en la que los activos que históricamente han sido difíciles de negociar digitalmente están representados en unidades digitales estandarizadas e intercambiables, administrados con billeteras digitales e intercambiados dentro de mercados digitales altamente accesibles que operan 24 horas al día, los 365 días del año. Más allá de los bienes físicos, los activos tokenizados pueden representar desde títulos regulados hasta licencias de software, desde derechos de medios digitales hasta espacio de almacenamiento en la nube e incluso atención humana (Tyler Welmans, Deloitte, en Financial Times, 19/6/2018).

Problemas de seguridad

La insistencia en la seguridad se ha demostrado como una falacia parcial porque, si bien los bloques no pueden ser alterados y las transferencias son seguras, no lo son los monederos, como ha sido evidenciado por numerosos robos a los operadores, como los 31.500 millones robados a la operadora surcoreana Bithumb en junio de 2018 (El Mercurio, 21/6/2018). Además, la cantidad de usuarios de Internet que han sido atacados por software malicioso para “producir” criptomonedas a escondidas o exigirlas vía ransomware ha aumentado de 1,9 millones a 2,7 millones en solo un año según Kaspersky Lab (Infosertec, 28/6/2018).

El aporte más significativo ha sido sin duda el de los “contratos inteligentes”, una herramienta mucho más flexible para los acuerdos comerciales, que facilitan muchas transacciones y preservan la privacidad de las partes si es necesaria. Pero aún así, los contratos inteligentes tienen serias limitaciones: son incapaces, por ahora, de responder en forma automática a datos del mundo real como por ejemplo, un contrato de seguro de vuelo que debería consultar si un vuelo fue cancelado, en cuyo caso pagaría al afectado. Es lo que se llama “problema del óraculo”. Al menos una empresa asegura, sin embargo, que encontró una vía de solución, con un programa que se ejecuta dentro de una pieza de hardware aislada llamada enclave seguro (MIT Technology Review, 19/11/2018). También se ha demostrado ya que los contratos inteligentes pueden ser alterados. Así, por ejemplo, SpankChain, una plataforma de entretenimiento para adultos basada en Ethereum, sufrió una violación de seguridad de contrato inteligente que llevó a la pérdida de alrededor de us$ 38.000. El ataque se debió a un “error de reentrada” que permitió al pirata informático crear un contrato inteligente malicioso con una función de transferencia que devolvía al canal de pago varias veces en un bucle, extrayendo Ethereum cada vez (Cointelegraph, 10/10/2018).

Aquí hay algunos escenarios perturbadores que son posibles:
* Mercados ilícitos ingobernables y Llvado de dinero.
* Chantaje: Los piratas informáticos podrían redactar un contrato inteligente, alquilar un drone armado o robot y enviarlo a la casa de la víctima.
* Mercados de asesinatos en contratos inteligentes.
* Sistemas de archivos y VPN resistentes a la censura con contenidos ilegales.
* Organizaciones Autónomas Descentralizadas de Delitos (DACO).
¿Podemos ejecutar códigos de red y dispositivos (ya sea en blockchain o no) que detecten, contrarresten y engañen proactivamente a los actores malos? ¿Quién lanzaría y financiaría las operaciones de tales redes? (Hackernoon, 22/10/2018). La clave para prevenir muchos virus de la cadena de bloques sería controlar la infraestructura, especialmente cuando se trata de dispositivos físicos e intercambio de información en línea y fuera de línea, y los países deberían controlar de manera estricta el flujo de información del mundo real hacia el código de blockchain.

“La revolución más profunda que trae la tecnología blockchain va más allá del dinero y marca el comienzo de una nueva infraestructura global para registrar datos sobre los cuales el consenso social se construye. Estos son hechos tales como: ¿Quién es esa persona? ¿Qué es esa máquina y quién la controla? ¿Quién es dueño de esta casa? este carro; este activo? ¿Qué especifica este contrato, etc.? Resulta que las tecnologías para registrar hechos sobre los cuales todos necesitamos estar de acuerdo y coordinarnos (es decir, los libros contables) son un componente fundamental no solo de las economías, sino también de las sociedades y culturas que esas economías respaldan. Ese es el nuevo mundo al que estamos ingresando ahora.” (Profesor Jason Potts, Director del Hub de Innovación de Blockchain en la Universidad RMIT, Australia; en Business Insider, 22/6/2018)

En realidad, el blockchain es una tecnología de primera generación, enfrentando las dificultades de toda tecnología de primera generación. Es lento, caro, tiene errores e incluso, en algunos casos, carece de la privacidad que anuncia (M.Bogan, Hackernoon, 11/07/25018). Es lo que hace que ya se hable de segunda y tercera generación y que la tecnología de “cadena de bloques” sea mucho más un modelo tecnológico que un procedimiento estándar. ¡Muchos queda por investigar y probar!

(De R.Colle)

Anuncios