The Future of Data: A Decentralized Graph Database

31/01/2019 – Amazon, Google, Facebook y Apple, los “4 grandes” de la tecnología, tienen un monopolio sobre nuestros datos y no tienen intención de renunciar a este control. Las grandes empresas tecnológicas no están incentivadas para otorgar a los usuarios la propiedad total y el control de sus datos, ya que al hacerlo no solo se reducirían esos “jardines amurallados”, sino que se cortaría otro flujo de ingresos importante, si no dominante: la capacidad de vender sus datos y ideas generadas a partir de ella sin costo adicional.
Se está produciendo un cambio de paradigma en el mundo de la tecnología que cambiará la forma en que las empresas almacenan sus datos. Por un lado, Google y otras compañías de tecnología están alcanzando su capacidad máxima cuando se trata de procesar y transportar datos. Por otro lado, cada año, los dispositivos informáticos personales que nos rodean son cada vez más poderosos; pero permanecen inactivos la mayor parte del tiempo. Cuando se conectan de manera coordinada, pueden, y lo harán, superar a cualquier centro de datos actual en términos de velocidad, seguridad y, lo que es más importante, costo. Aprovechar de manera efectiva la potencia informática no utilizada de estos dispositivos no significaría el final inmediato de la era de la computación en la nube, sino que la complementaría, especialmente para las tareas sensibles a la latencia. Sin embargo, también anunciaría el nacimiento de la era de la “computación en niebla”.
Debido a que la “computación en niebla” se basa en redes descentralizadas, es teóricamente mucho más difícil de hackear, lo que resuelve el problema de la seguridad. Funcionará inicialmente igual que la computación en la nube: los usuarios crearán, leerán, actualizarán y eliminarán sus datos al enviar una solicitud a una empresa, que a su vez la pasará a la red descentralizada de dispositivos. Pero los datos ahora están almacenados en miles de dispositivos en todo el mundo; y, por lo tanto, en lugar de pasar a través de un intermediario como una empresa de Big Tech para acceder a sus datos, puede realizar una solicitud directamente a la red de dispositivos. Esto significa que puede decidir con mucha más granularidad quién tiene acceso y los derechos de uso de sus datos.
Todo el modelo de negocio de las Big tech estará en peligro de ser interrumpido y se verán obligadas a ofrecer a sus usuarios control de datos granulares para mantenerse competitivos.
Esto implica el desarrollo de una nueva tecnología, como las bases de datos en grafos, que no son exactamente los mismo que el blockchain pero recurren a los mismos principios, como la descentralización, la criptografía y los árboles Merkle. Facebook ya utiliza las bases de datos en grafos para su plataforma de redes sociales, Stripe para transacciones fraudulentas, Amazon para recomendaciones de productos y empresas de todo el mundo para el análisis de big data en varios dominios y problemas. Son extremadamente rápidas, escalables y pueden generar ideas increíbles a partir de los datos que contienen. (De Hackernoon)

 

Anuncios